Detrás de LA LA LAND “La ciudad de los sueños”

Uno de los films más exitosos de los últimos tiempos, dirigido por Damien Chazelle quien después de haber dirigido la exitosa película Whiplash (donde además participó como guionista) presenta un filme musical al estilo clásico de Hollywood. LA LA LAND.

Los avances de la película pasaron desapercibidos y muchas personas opinaron que un proyecto musical no podría funcionar en la actualidad. Al poco tiempo de su estreno recibió una gran cantidad de críticas positivas además de ser un éxito en taquilla mundial ya que el presupuesto con el que se contaba era de 30 millones de dólares y obtuvo una recaudación de más de 400 millones de dólares. Sin embargo, no todo fue éxito para este proyecto ya que antes de que tuviera luz verde, Chazelle teniendo el guion no conseguía que ninguna casa productora aceptara el proyecto sin proponer cambiar muchas ideas a la historia.

Damien Chazelle, tenía finalizado el guion desde el año 2010, tuvo mucho tiempo para visualizar cada detalle de la estética para cada escena ya que al ver el film se nota el cuidado y la creatividad que tuvo el director al momento de montarlas.

Ejemplo de ello está en la escena musical de apertura “Another Day Of Sun” en la autopista de Los Ángeles, desarrollada bajo la intensa luz del sol en un aparente plano secuencia (Toma extensa sin cortes). Para poder llevar a cabo esta escena se necesitó de una planeación anticipada ya que el tiempo para terminar de grabar la escena era limitado, se tenía planeado la función de cada auto, bailarín, vestuario, pieza musical y una coreografía ensayada desde el set entre otras cosas, por ejemplo: los bailarines tenían doble vestuario de repuesto en el auto correspondiente para que se facilitara la tarea de bailar sobre un coche, contaban con que estuvieran sobre el cofre y techo del mismo con cintas adhesivas.

Nos podemos dar cuenta de que la película tiene varios planos secuencia. Uno de los mejores y más complicados de montar fue “A lovely night” debido a que se grabó en un atardecer real, de nueva cuenta con el tiempo limitado, la escena de baile con aproximadamente seis minutos de duración se grabó sin cortes, la dificultad aumentó al seguir el ritmo de la música y todo antes de que el cielo se tornará completamente oscuro, no se podía cometer errores con el guion y la coreografía.

Si algo tienen en común éstas dos escenas, es el enlace entre la impresionante fotografía y coreografía precisa para conformar un trabajo espectacular, todo esto previsto desde la dirección para plasmar todo el talento artístico en la pantalla grande.

Otro ejemplo notable para la estética del largometraje es el cuidado de colores en los vestuarios e iluminación a lo largo de la cinta, ejemplos destacables de esto son los vestidos que llevan puestos el personaje de Mia y sus amigas mientras bailan y cantan el tema “Someone In The Crowd” resaltan ya que al ser tan intensos los colores al mismo tiempo contrastaban entre sí mismos en la locación donde se desarrolló la secuencia. Los colores dominantes en el film los que más destacan son: el morado o lila, magenta, azul y verde. Ahora, conforme a la iluminación, una de las escenas que más se lucen es la final, centrando la atención en Mia entre la multitud del público en el Club SEB´S o al trompetista que interpreta un breve solo, dándole a cada escena el tono correcto de colores que requiere.

No todo el mérito del filme le pertenece al director, ya que detrás del trabajo actoral también hubo un trabajo interesante en la creación de personajes. Mucho se ha mencionado el empeño de Ryan Gosling con el papel de Sebastián debido a que desde el inicio se planeaba que la película contara con varios planos secuencia. Gosling, se propuso tomar constantes clases de piano para tocar él mismo cada pieza musical que le correspondiera sin la necesidad de falsear las escenas con un doble de manos, tomando en cuenta que al mismo tiempo se preparaba aprendiendo las coreografías de baile y las canciones para la película demostrando un gran profesionalismo.

En el caso de Emma Stone, también podemos mencionar su trabajo con las coreografías de baile y su gran performance en escenas más dramáticas pero uno de los datos más destacables sobre el desarrollo de su Roll en el papel de Mia, es sobre la escena cerca del final en la que interpreta el tema “Audition (The Fools Who Dream)” en una sola toma donde Stone canta con total libertad ya que en ese momento no se tenía ninguna pista pre grabada de fondo, y en la película el audio que se escucha es el mismo que grabó la actriz (sin algún tipo de modificación en su voz). Incluso el mismo John Legend (Cantante) con la emoción de su personaje aprendió a tocar la guitarra. Un dato curioso es lo impresionado que se sintió cuando supo de los rápidos avances que obtuvo Ryan Gosling con el piano.

Mucho de lo más valorado en éste film, son las referencias a películas clásicas, algo que todo cinéfilo agradece. Frecuentemente se pueden notar guiños de filmes como Funny Face, Moulin Rouge, The Band Wagon, Singin In The Rain, An American In Paris, The Young Girls Of Rochefort, Sweet Charity, entre otros. Sin embargo, cabe mencionar que la mayoría de las escenas más icónicas de LA LA LAND son una referencia a un film musical, lo que causa que se pierda la originalidad, sature la película de estas mismas y siga la misma fórmula de la mayoría de los musicales dejando la innovación de lado (No por estar acostumbrado a las películas contemporáneas, significa que una película que reviva la nostalgia del pasado no se haga  completamente innovadora). Otro desacierto, es que no existe una segunda o sub historia, demostrando que lo único importante en el guion es la vida y sueños de los personajes principales.

Para concluir, ésta película ha destacado mucho entre los proyectos presentados por Hollywood en los últimos años debido a su gran trabajo técnico y a pesar de que no se sabe si será tan recordada como sus films antecesores, tales como: Singin In The Rain ó An American In Paris, lo cierto es que el concepto de ‘un poco de locura es la clave de los tontos sin remedio’ está bien empleado junto con el romance entre la actriz frustrada y el músico de Jazz en una época donde nadie valora este tipo de música y su ambición por conseguir el éxito. Es poco recomendable para los gustosos de films contemporáneos pero perfecta para las personas cinéfilas o para las que quieran ver un musical por primera vez, para quienes gusten del romance o de una historia con sueños y dificultades.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*