¿Estereotipo Weeaboo? Japonofilia llevada al extremo.

Por: Salazar Aguilar Manuel 

Desde hace más de un par de décadas la cultura japonesa ha tenido una fuerte influencia en muchos otros países, sin importar si estos se encuentran totalmente opuestos del globo terráqueo. Sin duda el anime (animación japonesa) y el manga, tanto en Estados Unidos como en América Latina, la subcultura Otaku ha ido creciendo a grandes pasos.

La Japonofilia, es en términos generales; la apreciación y el cariño a la cultura, sociedad o historia japonesa. Esto incluye por supuesto las manifestaciones culturales como son el anime y el manga, podemos afirmar entonces que un japonofilico siente una fuerte admiración por todo aquello relacionado con esta cultura, los extranjeros denominados de esta manera, tienen claro que, a pesar de ese aprecio, no pueden denominarse a sí mismo japoneses y ésta idea es la que da paso a este artículo: Weeaboo.

El termino Weeaboo, es muy referido dentro de las comunidades en internet y se deriva de la frase “wanna be japanese”: alguien que desea ser japonés. Es en este punto donde se marca la frontera entre alguien que simplemente gusta de la cultura japonesa, ver anime, leer manga o aprender la lengua, a un Weeaboo, con su deseo de ser japonés y conlleva una separación de la cultura a la que se es perteneciente y una autoproclamación de pertenencia a la cultura japonesa.

nguyentuanhung / Pixabay

¿Qué otras características estigmatizan a esta subcultura? Los estereotipos de Weeaboo nos dicen que tienen una idea errónea de lo que realmente representa la cultura que idolatran, muchos de los fans sin querer o tal vez no, idealizan una cultura a través de lo que ven o leen en los mangas y animes, utilizando términos que al ser escuchados o leídos, causan un fuerte impacto al ser provenientes del japonés, éste es, sin duda el estereotipo más arraigado a un Weeaboo, la idea es, de que en lugar de demostrar un respeto por la cultura japonesa, bifurcan la realidad y terminan ofendiendo lo que representa una cultura sumamente basta, por esta razón dentro de internet, el entorno donde nace un weeaboo, suelen tener tan mala fama, una que tal vez no merezcan pero que sin duda causa mucho impacto en la sociedad.

Todo se resume a no cruzar ciertos límites cuando se trata de aficiones, pero cada individuo es libre de actuar, vestir o hablar como desee, siempre y cuando sus ideas o acciones no difamen o perjudiquen a terceros.

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*