Lord Byron: héroe desterrado, poeta idealizado.

“Mi corazón en misteriosa calma

dulce secreto de placer oculta;

cuando me miras, te lo dice el alma;

y luego allá en su fondo lo sepulta».

(George Gordon Byron, El corsario)

 

George Gordon Noel Byron (1788 – 1824), o como lo conocemos mejor; Lord Byron, poeta y satirista inglés, logró, a través de una profunda melancolía romántica, robar la atención de toda Europa.

La riqueza de sus poemas es proporcional a la de su vida de aventuras y complicaciones. Provenía de una familia noble, sin embargo; su espíritu aventurero lo llevo a contender por la libertad de los griegos, hecho que, en palabras de Carlos Franz, “lo coronó con una muerte heroica” a sus escasos treinta y seis años.

Marcado por un pasado familiar, a su parecer, deshonrado, Byron recorrió errante, con sus arbitrarias costumbres, su inquietud, su risa amargada, su falta de miedo y su discapacidad en una de las piernas, un mundo intenso en vicios, amores y aventuras. La sociedad inglesa llegó a odiarlo casi con la misma intensidad que ahora atesora sus poemas, y el respondió a ese rechazo mediante su habitual humorismo: “Todos los vicios, sin excluir los más monstruosos, se me atribuyen. Mi nombre, ilustre desde que mis antepasados ayudaron a Guillermo el Normando a conquistar el reino, fue deshonrado. Comprendí entonces que si lo que se murmuraba, insinuaba o susurraba, era cierto, yo era digno de Inglaterra; pero siendo falso, Inglaterra es indigna de mí”.

Talento, escándalo, admiración y morbo, rodearon la fama del poeta inglés, y es que su vida amorosa, dotada de diversas preferencias sexuales, siempre estuvo expuesta a la opinión pública, casi como una pieza de arte en un museo. Lord Byron fue un apasionado empedernido, saltó de una relación a otra, igual con mujeres jóvenes que con maduras e incluso con hombres.

A su lista de amantes se suma Augusta Leigh, hermanastra del poeta, con quien inicio una relación en el verano de 1813. Siguiendo el consejo de su confidente Lady Melbourne, Byron decidió mantener una relación simultánea con Lady Frances Webster, pues pensó que una nueva relación sería una efectiva puerta de escape a la liaison dangereuse (relación peligrosa) que mantenía con su hermanastra. Pero dicen que “del dicho al hecho, hay mucho trecho” y lo que realmente resulto de aquellas dos relaciones simultáneas fueron sentimientos de culpa y emoción, que más tarde derivaron en su famoso poema El corsario.

Es cierto que el trabajo poético del idealista y excéntrico Lord Byron actualmente representa uno de los legados románticos más importantes para la literatura universal; mediante ellos exaltó al individuo y sus pasiones, retrató su visión de la realidad y hasta de sus caprichos. Poemas como She walks in beauty, Darkness y And Thou art Dead, as Young and Fair y El corsario, gozan de la misma popularidad que gozó el poeta en vida, y lo que es mejor, son antologados, citados y recitados con una entrañable aceptación y admiración. La huella de Lord Byron no encuentra su fin en la literatura, pues ha sido inspiración para otros artistas de las bellas artes. Ejemplo de ello es Héctor Berlioz, quien entusiasmado por este último poema, El corsario, creó una de sus oberturas más famosas, cuyo primer título fue La torre de Niza y en 1852, fue publicada bajo el homónimo del poema.

2 Comments

  1. Al momento de entrar capturo mi atención la publicación de Lord Byron. Una vez que lo leí, me agrado la manera de redacción de la autora, pues el lenguaje del que hace uso no es complicado provoca interés a continuar con el texto. Algo que me habría gustado es que se pusiera algún otro fragmento de otro poema de Lord Byron.

    De manera general el aspecto que tiene la página fue de me gusto, pues con las imágenes que se encuentran presentes logran hacer un buen contraste respecto al color general, haciendo así que se vean más llamativas.

  2. Hola, Humberto:

    Muchas gracias por tu comentario, dame oportunidad de realizar una pequeña selección y en breve te compartimos más sobre la obra de Lord Byron.

    ¡No dejes de leernos!

    Saludos :)

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*